Dedicado a Marina Kogan (1982-2011): te recuerdo con cariño, respeto, admiración y, sobre todo, un eterno agradecimiento.

viernes, 13 de febrero de 2009

"Hace poco soñé que..."



"Viki me convencía para que la acompañe a una ciudad que se llamaba “Cinco de Mayo” para explotar un edificio en el nombre de Perón. Supuestamente se hacía todos los años y el papá de Viki quería que lo haga ella.
Cuando estábamos en el auto manejando por una autopista muy parecida a la Lugones, Viki tira la bomba que era una especie de proyectil que rompía todos los vidrios. Nos agachamos y esperamos a que pase la ola esa que hay después de las bombas.
El auto seguía en marcha, pero nadie manejaba, entonces yo me ponía al volante. Para que vaya más lento, bajaba a primera. Eso era muy raro y no tenía mucho sentido, pero bueno… Después daba una vuelta en U e iba a buscar a alguien que se había caído del auto. No sé quién era, parecía una chica superpoderosa.
Volvíamos a casa y al día siguiente le contaba todo a mi mamá. Me arrepentía de lo que había hecho. Pensaba: “Si me descubren, ¡no voy a poder terminar TEA!”. Haber matado gente no me importaba mucho que digamos. Prendía la tele y había un detective negro que decía que ya sabía quienes habían explotado el edificio. Decía que éramos Viki y yo y que nos habían descubierto, por unos papeles que decían que habíamos estado en Cinco de Mayo el día anterior.
Igual el papá de Viki estaba re orgulloso, porque era re peronista. Pero lo que era raro es que tenía puesto un sombrero a lo Tío Sam, con los colores de la bandera yanqui y estrellitas."

(Por Paula Bonnet en Los Sueños de Bonnie: http://lossueniosdebonnie.blogspot.com/)

1 comentario:

  1. te amo! viste que puse tu foto en mi cabecera del blog? sos tan linda

    ResponderEliminar